Otra academia es posible: Co-producción de autonomía y conocimientos cooperativos en macrocampamento Los Arenales.

A pesar de esto, aún existen espacios donde la academia se resiste a abandonar completamente su responsabilidad con el acontecer político y la justicia social. Centros de estudios y colegas se han se han escapado de la torre de marfil, promoviendo un trabajo científico al servicio del cambio social.

Sobre la posicionalidad de dedicarse a la investigación en ciencias sociales en Chile

“¿Pa’ qué tanto esfuerzo si no sirve de nada?” El problema no es la ciencia en sí, ni los hallazgos, si no la posicionalidad de quienes desarrollan investigación esperando ser oídos por una clase político-empresarial sesgada.