Chile en 155 personas: ¿cómo sería una convención constituyente representativa?

Chile avanza hacia una nueva constitución y la evidencia histórica indica que es del todo esperable que la conformación de la asamblea que redactará dicho documento intente ser cooptado por la clase política y grupos de interés económico. Antonio Negri se pregunta ¿cómo una clase política preconstituida puede ser el garante de una nueva Constitución? y Gabriel Salazar lo advierte para el caso chileno: «estando en capilla bajo pena de muerte —afirma—, la clase política chilena, agrupada nerviosamente como montonera político-parlamentaria, hizo gala de su barbarismo anti-cívico al permitirse dar órdenes a quien, en el tribunal de la historia, es y será su implacable verdugo supremo». Luego, Salazar observa que desde noviembre 2019 a la fecha, la institucionalidad política se dió el lujo de aplazar por seis meses la asamblea constituyente, postergar por un año la elección de asambleístas, aplicar el régimen de elección de parlamentarios a la elección del grupo de constituyentes, situar el proceso en la nación y no en las comunas, exigir ⅔ para las reformas fundamentales, poner dificultades a la postulación de independientes, levantar quejas por el costo del proceso, imponer un plebiscito ratificatorio del nuevo texto y usar la Constitución de 1980 como base para la nueva carta, en un movimiento desesperado de supervivencia que, a pesar de las limitaciones, la ciudadanía terminó aceptando en el plebiscito del 25 de octubre. Más aún, ahora que la Convención Constituyente fue aprobada, vemos con preocupación la efervescente emergencia de aspirantes a constituyentes que no tienen trabajo territorial pero sí acceso a medios de comunicación, familias poderosas y recursos suficientes para cubrir una campaña masiva.

En el Centro Producción del Espacio estamos comprometidos con el proceso constituyente. Lejos de querer instalar uno u otro nombre, nuestro deber es aportar con información que permita avanzar hacia una deliberación óptima que atienda las diferentes voces. Para ello, y entendiendo que en la Convención Constituyente existirán equipos de apoyo técnico para la redacción de los cuerpos legales y para otras materias de interés general; es decir, que no se necesita ser abogado/a constitucionalista, nos preguntamos quiénes debieran integrar la convención para que esta sea representativa. Asumimos que el proceso debiera ser pensado, debatido y consensuado por un grupo que sea reflejo de nuestra realidad social, no sólo pensando en lo que somos sino también en lo que queremos ser, porque lo que la ciudadanía ha puesto en cuestión es la legitimidad misma del orden social.

Figura 1. Rueda de síntesis de conformación de la Convención Constitucional en base a claves demográficas. Fuente: CPE 2020.

En base a datos de diversas fuentes oficiales, buscamos comprender la composición idónea y representativa de la Convención Constitucional, y los resultados debieran ser atendidos a la hora de conformar las listas de candidatos/as: 

Lo primero es indicar que la convención debiera componerse por 82 mujeres y 73 hombres; es decir, no debiera ser paritaria sino compuesta principalmente por mujeres. Por otro lado, si queremos hacer una constitución profundamente inclusiva, es esencial discutir si se incluirán o no a los niños, niñas y adolescentes (NNA) en las decisiones democráticas, tal como recomienda UNICEF. De ser así, al menos 36 integrantes de la Convención debieran ser NNA menores de 18 años, a los que se sumarían 99 adultos y 20 adultos mayores (>66 años). 

Por su parte, 61 miembros de la Convención estarían casados/as, conviviendo o en unión civil, mientras que 77 serían solteros(as). Al grupo se sumarían 9 separados/as y divorciados/as, además de 8 viudos/as.

Sobre las especialidades de quienes integren la Convención, tomando únicamente a la población laboralmente activa, ninguno pertenecería a las Fuerzas Armadas, solamente 7 trabajarían en alguno de los poderes del Estado y llama la atención que al menos 35 serían trabajadores no calificados

Siendo Chile un país que ha acogido a personas de diferentes latitudes, podríamos considerar que al menos 7 integrantes debieran ser de origen migrante, quienes idealmente provendrían de Perú, Colombia, Venezuela, Bolivia, Argentina, Haití y Ecuador, aportando cada país con un integrante. En la misma lógica de integración, de 155, al menos 26 estarían en situación de discapacidad.

En cuanto al culto, 70 de los 155 debieran católicos, 50 agnósticos y ateos, y 28 evangélicos, reservando espacio para 8 que tengan otro tipo de confesión.

A nivel país, existen diferentes fuentes de información sobre orientación sexual con diferentes resultados censales. A pesar de la disonancia de resultados, sí podemos afirmar que al menos 2 personas serían parte de la comunidad LGTBIQ, pero tal vez el número sub-representa la realidad ya que, de acuerdo a Alessia Injoque —Presidenta ejecutiva de Fundación Iguales—, en EEUU y Europa las personas LGBT fluctúan entre 5% y 7,5%.

Desde la perspectiva socioeconómica, un dato fundamental es que el 60% de los y las constituyentes debieran venir de hogares con un ingreso per cápita inferior a $253.300, mientras que sólo 20 de los integrantes deben ser empleadores y al menos tener 56 dueñas de casa. También, 124 integrantes son cotizantes en FONASA y solo 31 en isapres u otros sistema. Solo 30 personas deberían tener estudios superiores. Llama la atención que la Convención también debiera tener al menos 6 personas en situación de analfabetismo. Al momento de evaluar la situación socioeconómica de quienes integren la Convención, al menos 12 se encuentran en situación de pobreza por ingresos y si a esto agregamos los elementos multidimensionales de medición, al menos 32 integrantes deben vivir en hogares en situación de pobreza multidimensional. 

Territorialmente, la gran mayoría viven en zonas urbanas, donde 61 están en zonas metropolitanas (61), 75 en zonas urbanas no-metropolitanas y 19 en localidades rurales. De estos, 9 serían del Norte Grande, 8 del Norte Chico, 62 de la Región Metropolitana, 41 del sector central (Valparaíso, O’Higgins, Maule y Ñuble), 32 del sur y 3 del sur austral. Esto en un escenario en que estamos convencidos que quienes integren la Convención deben ser residentes de los territorios que representan, para efectivamente llevar la voz desde las bases hacia la nueva carta fundamental. 

Al considerar modos del hábitat, vemos que al menos 13 integrantes debieran vivir en situación de hacinamiento, 11 allegados y al menos 1 persona en campamentos. Si seguimos en la línea territorial, 10 personas de la convención debieran vivir en lugares donde el acceso al agua potable es deficitario. La mayoría de los constituyentes usaría preferentemente transporte público (72 personas), seguido de vehículo motorizado particular (49), a pie (25) y en bicicleta (9). 

Ahora, ¿Qué hacemos? Lograr una representatividad específica para cada una de las variables que hemos analizado pareciera ser muy difícil en la práctica, aunque bien podría ser una orientación efectiva para los criterios de conformación de listas. También, se nos ocurre proponer que dado que el proceso está siendo cooptado por los partidos políticos para ejercer el mayor control posible sobre el grupo de constituyentes, quizás dicha maquinaria electoral podría ofrecer a la ciudadanía 155 representantes por lista, que cumplan con estos parámetros, y que la ciudadanía elija en la papeleta una persona por cada uno de los factores que hemos dispuesto en esta lista, para así asegurar total representatividad social en la próxima Convención Constituyente. Esto, considerando que si seguimos el rigor de nuestro estudio, solo 5 de los Constituyentes serán militantes de partidos políticos.

Nota metodológica: El presente estudio desarrolla una aproximación cuantitativa con herramientas demográficas y se alimentó de diferentes fuentes, que enunciamos a continuación: Censo 2017 del Instituto Nacional de Estadísticas; Encuesta CASEN 2017 del Ministerio de Desarrollo Social; Encuesta Bicentenario UC, de la Pontificia Universidad Católica de Chile 2019; Servicio Nacional de la Discapacidad del Ministerio de Desarrollo Social. La parte gráfica se desarrolló en el software Draftsight en formato DWG y luego en Adobe Illustrator para aplicación de colores y fuentes. Por los cupos reservados, hemos excluído de este análisis a los pueblos originarios, quienes al menos debieran contar con 16 representantes en base a los criterios utilizados en éste estudio. 

 

Datos de la rueda

Numeral Variable Item % Numero Const Radianes CAD Suma Radianes CAD Completo (155)
1 Sexo registral Hombre 47.563% 73 8.323 155
1 Sexo registral Mujer 52.437% 82 9.177
2 Estado Civil Pareja estable 40.088% 61 7.015 7.015 155
2 Estado Civil Separado 5.924% 9 1.037 8.052
2 Estado Civil Viudo 4.630% 8 0.810 8.862
2 Estado Civil Soltero 49.359% 77 8.638 17.500
3 Alfabetización Si 96.327% 149 16.857 155
3 Alfabetización No 3.595% 6 0.629
4 Ocupación Fuerzas Armadas 0.348% 0 0.061 0.061 155
4 Ocupación Trabajadores Calificados 77.493% 120 13.561 13.622
4 Ocupación Trabajadores no calificados 22.160% 35 3.878 17.500
5 Rol Empleador 13.009% 20 2.277 2.277 155
5 Rol Asalariado 41.523% 64 7.267 9.543
5 Rol Familiar no remunerado 45.468% 70 7.957 17.500
6 Habitación Hacinados 8.387% 13 1.468 1.468 155
6 Habitación Allegados 7.097% 11 1.242 2.710
6 Habitación Campamentos 0.645% 1 0.113 2.823
6 Habitación Formalidad 83.871% 130 14.677 17.500
7 Ubicación Norte Grande 5.806% 9 1.016 1.016 155
7 Ubicación Norte Chico 5.161% 8 0.903 1.919
7 Ubicación RM 40.000% 62 7.000 8.919
7 Ubicación Centro 26.452% 41 4.629 13.548
7 Ubicación Sur 20.645% 32 3.613 17.161
7 Ubicación Sur Austral 1.290% 3 0.226 17.387
8 Edad Menores de 18 23.226% 36 4.065 4.065 155
8 Edad Adultos 63.871% 99 11.177 15.242
8 Edad Adultos mayores 12.903% 20 2.258 17.500
9 Migrantes Si 4.400% 7 0.770 155
9 Migrantes No 95.600% 148 16.730
10 Educación Sin educacion media 37.600% 58 6.580 6.580 155
10 Educación Media Completa 43.600% 67 7.630 14.210
10 Educación Estudios superiores 18.800% 30 3.290 17.500
11 Militancia Si 3.305% 5 0.578 155
11 Militancia No 96.695% 150 16.922
12 Ingreso Menor a 253300 60.000% 93 10.500 10.500 155
12 Ingreso 253301 – 433332 20.000% 31 3.500 14.000
12 Ingreso Mayor a 433333 20.000% 31 3.500 17.500
13 Religión Catolicos 45.000% 70 7.875 7.875 155
13 Religión Evangelicos 18.000% 28 3.150 11.025
13 Religión Otra 5.000% 7 0.875 11.900
13 Religión Ateos – Agnosticos – Ninguna 32.000% 50 5.600 17.500
14 Movilidad Transporte público (bus, microbús, metro, taxi colectivo, et 46.600% 72 8.155 8.155 155
14 Movilidad Vehículo motorizado particular (auto, camioneta, motocicleta 31.700% 49 5.548 13.703
14 Movilidad A pie 16.100% 25 2.818 16.520
14 Movilidad En bicicleta 5.600% 9 0.980 17.500
15 Salud FONASA 80.100% 124 14.018 14.018 155
15 Salud Isapre 14.700% 7 2.573 16.590
15 Salud Otro 5.100% 24 0.893 17.483
16 Territorio urbano 48.182% 75 8.432 8.432 155
16 Territorio metropolitano 39.534% 61 6.918 15.350
16 Territorio rural 12.284% 19 2.150 17.500
17 Discapacidad Personas con discapacidad 16.700% 26 2.9225
17 Discapacidad Personas sin discapacidad 83.300% 129

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.