Nanodepartamentos: problema normativo y ético de la vivienda

Recientemente, se ha visibilizado un problema mayor como otro arrastre más de tener un sistema de vivienda entregado al mercado, sin regulaciones óptimas que aseguren un espacio digno con estándares mínimos de habitabilidad. Esto, porque se ha publicado la planta de 17 m2 de una vivienda comercializada por la empresa inmobiliaria Armas. Lo primero que nos atañe, es exponer que esta tipología (en general la masiva venta de departamentos de 1 o menos dormitorios), se debe a un problema ético, donde un profesional firma el plano de un proyecto tomando como única referencia de calidad los estándares mínimos de una normativa tremendamente laxa. Ahora bien, esto es un problema tanto del arquitecto que diseña como del director de obras que aprueba el diseño del proyecto y permite su edificación. Si pensamos la vivienda como un hogar para toda la vida, un departamento de 1 dormitorio o menos, socavaría a futuro la posibilidad de ampliar la familia o bien de tener un cuarto de ocio o vivir en mayor amplitud ante las ya escuetas espacialidades ofrecidas por la industria inmobiliaria chilena. Últimamente, se apela al minimalismo para justificar el nanodepartamentismo. Si tomamos como referente del minimalismo a Mies Van Der Rohe, en sus edificios, los departamentos de 1 dormitorio en formato studio de Lake Shore Drive tienen 64,025 m2. El minimalismo era una elección de uso interior de mobiliarios, principalmente, y no se refería a una espacialidad mínima, como se pretende hacer creer.

Sin embargo, desde una perspectiva normativa, no existen errores en estos nanodepartamentos, dado que la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones, en su titulo IV sobre la arquitectura de las obras a edificar, establecelos estándares mínimos de m2 para cada tipología de departamentos en viviendas. Esta es la tabla:

Tabla contenida en Articulo 4.2.4 de la OGUC.

Contra-intuitivamente, la OGUC establece que la superficie util por persona para viviendas aumenta a medida que crece la vivienda. Se podría decir que si la vivienda es más grande, existan menos espacios dado que los espacios comunes se amplían y con ello la exigencia podría ser menor. Aun así, esta es la permisiva norma que permite la existencia de nano-departamentos, más allá de todo estándar ético previo. Se supone que las normativas deben evitar que profesionales carentes de comportamiento ético puedan producir bajo mínimos óptimos. Según la Organización Mundial de la Salud, el espacio mínimo por persona recomendable es de 20.7 m2 por persona. De este modo, un departamento de 17 m2 cumple con la muy relajada norma técnica chilena pero no con estándares internacionales. Además, se produce una localización segmentada de este tipo de departamentos, como lo indica la referencia generada por el geógrafo Juan Correa. La clara tendencia es que los departamentos ubicados en el cono oriente de altos ingresos tienden a tener más metros cuadrados por unidad que aquellos ubicados hacia el sector sur de la capital, como se puede ver en la siguiente secuencia de mapas de m2 por unidad de departamentos entre 2016 y 2018, mientras más oscuro el color de la comuna, mayores m2 por departamento (Fuente: MINVU, Estadísticas Habitacionales). Finalmente, la tabla de la OGUC merece mayor atención, dado que de sus cálculos depende, en gran medida, la carga de ocupación para determinar los pagos de las empresas por concepto de ley de aporte al espacio público.

2016
2017
2018

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s