¿Es Viña del Mar una ciudad justa?

Viña del Mar tiene una hermosa fachada de ciudad jardín adornada por monumentos históricos, edificaciones singulares, siendo reconocida una ciudad bella. Aunque la productividad turística de la comuna cayó un 16%, en enero de 2019 hubo más de 180 mil pernoctaciones hoteleras en la ciudad, dando cuenta de su vigencia como centro de atracción turística nacional e internacional.

Según la encuesta CASEN 2017, en la comuna de Viña del Mar, el 10% de los hogares de menores ingresos debiese destinar un 166% del ingreso para poder pagar los valores comerciales de lo que conocemos como ciudad formal. Este es un problema a nivel nacional, pero particularmente sensible en una ciudad donde existen más de seis mil familias vivienda en campamentos, concentrando el 16% de hogares empujados a la informalidad por las propias imperfecciones del mercado de la vivienda. Una desigualdad en el espacio urbano, que se refleja en los impactos sobre el valor de suelo de la comuna, dado que el precio del metro cuadrado en sectores donde se ubican los campamentos es 97% inferior a la media comunal.

Tabla de decil de ingresos por hogares, indicando cual porcentaje del ingreso se destina en promedio al pago de arriendo. Fuente: Elaboración CPE en base a CASEN 2017.

Escindidos de la ciudad formal, los habitantes de los campamentos de Viña del Mar hacen esfuerzos por la radicación en sus actuales asentamientos, buscando consolidar sus redes y permanecer en los lugares donde han construido su historia familiar. En esto, existe otro problema referido a que en sus ubicaciones actuales la entrega de una vivienda definitiva termine por crear una ilusión que vuelva a invisiblizar otros problemas urbanísticos como la calidad de los espacios públicos, la conectividad con centros de empleo o la provisión de bienes públicos. A mi forma de ver, el principal problema de los campamentos en Viña del Mar es la facilidad con que pueden ser escondidos detrás de una linda postal compuesta por el reloj de flores y el festival, que no dejan que los visitantes vean la cruda realidad, donde 20% de los hogares en situación de pobreza multidimensional. Difícilmente estos problemas podrán ser resueltos de manera autónoma por las autoridades locales y regionales.

La alcaldesa Reginato planteaba que el slogan de “ciudad bella” era más bien una promesa, en vez de una realidad actual. Quizás sea momento de cambiar las postales de gaviotas y veraneo, por imágenes de precarización y urgencia, cambiando el slogan de ciudad bella por uno más humilde y significativo de ciudad justa.

Valor de suelo por areas homogéneas en Viña del Mar en base a datos SII.

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s