Mapa de Género de la Región Metropolitana: ¿Cómo avanzar hacia una perspectiva de género en el urbanismo?

Mapa de la RM indicando los distritos censales 2017 donde hay más mujeres que hombres
Mapa de distritos censales de la Región Metropolitana donde existen más mujeres que hombres

Un enfoque de género en urbanismo es un aspecto que necesita profundización y exploración en el contexto de América Latina, en especial cuando se trata de diseñar espacios urbanos y planificar las ciudades. Al respecto, ayuntamientos españoles han sido eficientes en organizar información útil y aplicable a las realidades locales. la Generalitat Valenciana sugiere 5 puntos clave para un urbanismo con perspectiva de género, que resumimos a continuación en 3 puntos globales para abrir una mirada distinta a quienes no imaginaban la posibilidad de un urbanismo feminista. Verán que sería un gran aporte:

  1. Modelo de Ciudad: descentralizar las funciones urbanas para mejorar la calidad de vida de quienes tienen la responsabilidad de cuidar a personas más vulnerables, en base a equipamientos de barrios que otorguen a distancias caminables soluciones sanitarias, educacionales, asistenciales, comerciales, deportivas y culturales. Para esto, se promueve la idea de una ciudad compacta que permita alternar sin grandes alteraciones el trabajo del cuidado y el desarrollo de proyectos de vida de quienes habitan la ciudad. Estrategias de densificación en base a promover un urbanismo de proximidad, mejores espacios públicos a escala barrial y pensar la ciudad desde los ciudadanos con mayor dificultad de movilidad.
  2. Seguridad: los espacios públicos deben estar iluminados y tener una visibilidad fluida a nivel de vista, acompañados por equipamientos que mantengan activo el uso de lo publico, evitando que en ciertas horas del día los espacios públicos se conviertan “territorio de nadie”. Se deben reducir al mínimo rincones, callejones, escaleras, túneles y otros elementos que se ensimisman y reducen la visibilidad publica. En esta categoría caen también paraderos y estacionamientos. La planificación de estos puntos y áreas de mejora se debe desarrollar con una fuerte participación ciudadana, donde sean las mujeres y población más vulnerable quienes indiquen donde se producen sensaciones de inseguridad.
  3. Vivienda: Las tipologías y distribución interna de la vivienda debe reducir su rigidez orientada a la eficiencia de colocación de ventas para comenzar a ofrecer espacios para diversas estructuras familiares, donde la planta arquitectónica sea dúctil a cambios familiares, sin perder con ello que las tareas domésticas impliquen un aislamiento del resto del hogar. En cuanto a su implantación, se recomiendan viviendas agrupadas o en altura media, que fomenten la seguridad de los espacios comunes y que eviten el aislamiento, a la vez de promover la densidad. Desde la perspectiva de la accesibilidad financiera, las políticas publicas deberán considerar las brechas salariales y de tiempos entre los diferentes géneros para asegurar que el acceso a la vivienda no se condicione al poder de compra de un hogar.

En Chile, la profesora Paola Jirón del INVI ha desarrollado una interesante linea reflexiva sobre repensar las ciudades con perspectiva de género. También, Valentina Saavedra y Fernando Toro han presentado los conflictos del urbanismo de género en relación a la política habitacional chilena. En el Centro Producción del Espacio estamos interesados en una ciudad con perspectiva de género y seguimos los avances de Red de Mujeres por la Ciudad. Si les interesan estos desarrollos, les invitamos a seguirlas también.